Aspectos curiosos de la diabetes

Algunos aspectos curiosos sobre la diabetes aunque no son del dominio público no dejan de ser muy interesantes. Para comenzar. dejemos claro que la diabetes es una enfermedad “grave” pero no esdrújula. Esto lo menciono porque es típico de ciertos castellanohablantes nombrar la enfermedad en cuestión con un acento en la primera sílaba es decir “diábetes” cuando lo correcto es tal y como lo indica la gramática llamarla diabetes, con la fuerza en la sílaba del medio.

 

Las primeras referencias escritas de esta enfermedad datan desde el año 1873 antes de Cristo y la misma está documentada en unos papiros encontrados en las ruinas de Luxor por un egiptólogo alemán llamado George Ebers. La cantidad de conocimientos que ya se tenían en esta época ocupaban un rollo de papiro que media nada más y nada menos que 20 metros de largo por 25 centímetros de ancho. ¡Imagínate cuánto conocimiento se tenía ya de esta enfermedad!…

 

Avicena, un sabio médico y músico musulmán del siglo diez, evaporó la orina de un paciente diabético y encontró residuos con sabor a miel. De manera que mis queridos pacientes diabéticos, de cualquier cosa se les podrá acusar menos de no ser dulces hasta en lo más profundo de su humanidad…

 

En 1679, un médico inglés llamado Thomas Willis —al igual que Celia Cruz— tenía cierta debilidad por el azúcar y no se le ocurrió otra cosa que catar la orina de varios de sus pacientes diabéticos, comprobando así la presencia de sabor dulce en unos casos pero la ausencia del mismo en otros, hecho que llevó este exquisito catador a clasificar la diabetes en Mellitus e Insípida, logrando establecer dos términos que aún permanecen vigentes en los textos de medicina actual.

 

Con todo lo anterior, probablemente estarás pensando que los diabéticos no pueden entregarse a los muy dulces placeres del azúcar…. ¡Pero nada de eso! Gracias a los avances médicos y científicos, tenemos infinidad de recursos terapéuticos, diagnósticos e incluso naturales para tratar y controlar las diferentes manifestaciones de la enfermedad. ¡Pero cuidado! Porque ante una historia hereditaria de diabetes en nuestra familia, podríamos despertar los demonios de la genética al abusar de los azúcares refinados y otros alimentos ricos en carbohidratos y grasas. Así que es esencial cuidar los hábitos alimenticios, hacer ejercicios y visitar periódicamente a tu médico para realizar los exámenes de laboratorio necesarios. Ésta es la mejor forma de tener una dulce y larga vida…

 

Y con esto me despido; no sin antes recordarte que —a diferencia de lo que pensaban nuestras abuelitas. la diabetes ni se contagia ni se desarrolla por comer muchos dulces…

 

Dr Montserrat Rodriguez

Especialista en Nutrición Integral y Holística

Coaching de Nutricion y Salud BS, CHHC, AADP.

Leave a Comment (0) ↓